Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Eugenia de Chitzoff (*)
Muy pero muy buenas noches mis queridos estudiantes. Por fin llego la última clase de cómo comportarse en un estadio o una cancha o ese terreno baldío o lo que su equipo tenga para jugar al balompié. Esta es la última lección del año, todavía falta varios años más (NdeR: currar varios años más con esto) para que usted tenga el título de “Licenciado en ceremonial y comportamiento como asistente en espectáculos futbolísticos”. Es un título que no tiene salida laboral pero al menos ese señor de amplio volumen que se encuentra a su lado en las gradas no lo matara viendo que usted tiene menos cancha que Robertito Funes Ugarte.

Este curso está orientado a aquellas personas de 15 años para arriba que dan sus primeros pasos en los tablones. Así como al sentarse en la mesa y no saber utilizar los cubiertos lo convierte en una persona inculta, el asistir a un encuentro de futbol y no saber cómo reaccionar ante determinados acontecimientos no lo hace inculto, si lo convierte en un pelotudo a cuadros, tal como se dice ahora.
Pero bien mi pupilo 2.0, hoy es la clase final y no lo voy a atosigar con material nuevo. Hoy no vamos a ver nada vinculante con el comportamiento en las gradas, si vamos a ver cómo puede comportarse al momento del brindis de fin de año en una familia futbolera. Porque como usted sabe, muchas familias respiran futbol hasta en las fiestas y es una buena ocasión para mostrarse que usted está empapado del conocimiento del folclore futbolero. Con algunos tips usted evitara que el tío alcohólico y putañero siga acusándolo de virgo en cuanto a futbol. Así que vamos con el título:

COMO COMPORTARSE EN LA CENA FAMILIAR
DE FIN DE AÑO.

Antes que nada cerciórese bien que en su familia haya futboleros, porque no es lo mismo hablar y chicanear con varios hombres y/o mujeres que sepan de futbol a discutir con su tía solterona o con sus primas de ocho años que solo quieren que One Direction vengan a la Argentina. 

Una vez salteado ese inconveniente, le aconsejo utilizar estas construcciones al momento del brindis:

Antes de realizar estas construcciones primero fíjese que el equipo del que usted es hincha, haya ganado algo. No importa si gano algún torneo amistoso por 1919, el tema es que haya ganado algo. Tenga en cuenta también que no debe ponerse cargos, claro si es que no quiere que lo maten a piñas como lo hizo el japonés con Narváez.  Tampoco se convierta en un termo, tire estas frases con soltura y solo una de vez en cuando, no queremos que se transforme en un potencial “Turco” Alaluf tampoco. Bueno mis queridos alumnos, esta ha sido la última lección. La postrera gota de agua en el vaso del saber futbolero. Espero que disfrute de sus vacaciones, nos volveremos a ver el año que viene, chin, chin. Feliz año nuevo.

(*) No confundir con Eugenia de Chikoff, esta es Eugenia de Chitzoff.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top