Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer Puesto: Diego Cocca (Entrenador de Racing, suertudo, antes odiado, ahora  amado, fuente inspiradora de veletas)

Segundo Puesto: Lionel Messi (Jugador del Barcelona, rompedor de records, goleador, fuente inspiradora de hinchahuevos)

Tercer Puesto: Marcelo Bielsa (Entrenador del Olympique de Marsella, rompebolas, quisquilloso, puntero)

Racing es puntero y esto se debe gracias a un entrenador que al principio fue resistido por cierta parte de los hinchas, pero que luego empezó a ganar y que logró la mayor cantidad de partidos invictos en la historia de River. Claro hablamos de Marcelo Gallardo, gracias a quien Racing hoy está a un paso del título. Pero si el “Muñeco” fue el que le sirvió en bandeja el título a la academia, Diego Cocca fue el que puso la mesa y se sentó a esperar  a que le trajeran la comida. Antes de que Gallardo le ponga pibes a Racing, el conjunto de Avellaneda tuvo que ganar y mantenerse expectante a cruzarse contra River. El equipo dirigido por Cocca saco 19 de los últimos 21 puntos y mira desde arriba a todos y depende de sí mismo  si quiere campeonar. Muchos ya hablan de la “suerte” del campeón, paradójicamente algo que siempre se le negó a Racing fue la suerte, cosa que este torneo monopolizo Cocca. Veamos, al principio cuando Cocca todavía era entrenador de Defensa y Justicia, Blanco (presidente de Racing mejor conocido por su tibieza adminsitrativa y pos sus hijas buenas) apunto todos los cañones a que Ricardo Gareca sea el entrenador de la academia. También sonaron Sava, Almeyda y Alfaro. Parafraseando a Azzaro: “Cocca no estaba en la guía” para la gente de la Academia. El resto es historia conocida. Cocca arreglo con Racing, trajo un batallón de jugadores de Bragarnik, perdió el clásico, le colgaron banderas en su contra, etc. Porque si existiese un torneo de veletas, Racing también iría puntero.

Si Lionel Messi hubiese hecho un gol en la final contra Alemania, hoy su estatua estaría en el lugar del obelisco. Pero no lo hizo y más allá de romper más records que el riesgo país en el 2001, una parte de los argentinos lo critica con más dureza que Krupoviesa marcando al Rolfi. Este fin de semana, la “pulga” paso como poste a Telmo Zarra y su record para llegar a 253 goles en la Liga española.  Una marca que no se logra todos los días. Otro record que seguro tiene y que nadie se puso a cuantificar es el de “puteada recibida por noticia de Messi” por parte de los antimessistas. Ante cada logro personal en España, la devolución instantánea es “pechofrío, nunca gano un mundial, enano español. Aguante el Diego” por parte de los antimessi. O el “Aguante Messi, gracias a Messi pasamos de ronda. Maradona jugó drogado” por parte de los promessi. Por suerte hay gente que puede ver a ambos y disfrutarlos.  Igualmente para nosotros, ninguno es el mejor del mundo, lo serán cuando se manden una rabona en el medio del área para despejarla.

El Olympique de Marsella estaba viviendo una situación judicial con su presidente, algo impensada en la Argentina. La cosa es que Vincent Labrune —presidente— está acusado de malversación de fondos y de quedarse con un vueltito del ahora goleador Gignac. Pero no solo él, sino que sus antecesores también. La cuestión es que por esos motivos lo detuvieron. Si en la Argentina llegan a hacer algo así con los dirigentes corruptos, nos quedaríamos sin espacio en las cárceles y con dos dirigentes libres, no por honestos sino porque no se enteraron del curro. Con todo ese quilombo jugaba el Olympique, encima el PSG gano su partido y se ponía primero a falta de que el conjunto dirigido por Marcelo Bielsa juegue. Y gano. 3-1 fue el resultado luego de empezar perdiendo. Bielsa logro que por unos momentos en Francia hablen del Olympique por los resultados, además el “Loco” hizo algo que hasta hace poco era impensado en él: agradeció a los jugadores.

Mención especial: Temperley. Un día volvió el “cele” a primera luego de 27 años. Y durante todos esos años le paso de todo. Desde bajar hasta la C, la quiebra, hasta vender bonos para poder subsistir y ahora le llegó la hora de la vuelta y de la gloria. Salud. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top