Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Arriba: Diego Rodríguez (Arquero de Independiente, asistidor); Ramiro Funes Mori (Defensor de River, torpe, hermano e’ tigre, puteable, querible); Pablo Quatrocchi (Entrenador de Quilmes, casi ex entrenador de Quilmes); Andrés Chávez (Jugador de Boca, sommelier de travesaños, Termo); Luis Segura (Presidente de la AFA, Grondonista, inútil); AFA (Asociación encargada de cagar a palos al fútbol, Asociación que se caga en el hincha)

Abajo: Miguel Angel Russo (Ex entrenador de Rosario Central, adicto al teto); Fernando Gago (Jugador de Boca, fanático de la gasa y las vendas, lesionado crónico); Emmanuel Gigliotti (Jugador de Boca, Burro, Rodrigopalacista); Daniel Angelici (Presidente de Boca, inútil, lobbysta, ex grondonista, antigrondonista); Barras (Termos violentos, amigos del poder, amigo de las armas)

Selección
El buen arquero de Independiente, el “Ruso” Diego Rodríguez se mandó una funesmoriada de aquellas cuando quiso salir jugando y Calleri lo atoro justito. Fue el primer gol de Boca en un partido que termino 3-1 e Independiente se despidió de la lucha del campeonato. Todavía tiene chances matemáticas y para salir campeón tiene que esperar que la AFA desafilie a Boca, Lanús, River y Racing. El “Ruso” está en este antiequipo por mandarse esta cagada y como no hubo otro arquero quedo de titular.

Ramiro Funes Mori bien puede ser una metáfora de lo que fue River en la semana. El conjunto millonario rifo el campeonato local poniendo tantos pibes que parecía la casa de Maru Botana. River perdió y a los hinchas de River se les lleno el culo de preguntas más que a la jermu del Acertijo cuando le entrega el rosquete. En fin, la otra cara de River se vio en el partido de vuelta de la semifinal contra Boca, encuentro que gano y paso a la final. Funes Mori va por esa senda. De héroe a villano. De capo a pelotudisimo en cuestión de segundos, minutos o partidos. Contra Racing fue uno de los pocos titulares, por ende debía guiar a los pibes. Si los guiaba el padre Grassi iban a estar más seguros porque termino embocándola de nuevo en su propio arco de rebote.

Y hablando de gente que no da pie con bola aparece Pablo Quatrocchi. El entrenador de Quilmes está más en el fondo que la fiambrería de los supermercados chinos. El viernes pasado perdió el clásico contra Banfield recientemente fue goleado por Gimnasia y cada vez está más comprometido. Gano solo dos partidos en 18 fechas. A Quatrocchi no lo echaron hasta ahora por dos motivos: No hay descensos y no hay guita para para pagarle la indemnización y menos para traer otro DT. El equipo del Bigoton Aníbal Fernández tiene menos plata que Don Ramón a fin de mes.

Llego el turno del superclásico. Un penal a los 12 segundos de juego es muy similar a que te venga a encarar Scarlett Johansson y te invite al telo. Errarse el penal equivale a que no se te pare. Errarse goles toda la noche equivale a hacer cualquier intento desesperado por “levantar” al amigo. Hacer el gol y que no te cobren el gol por un offside que no existió es como lograr hacer reaccionar al “nene” pero ya te dejo de garpe. Podríamos estar toda la noche haciendo estas comparaciones sexuelaes y lo que le paso a Emmanuel Gigliotti en el superclásico del jueves. El ex delantero de Colón y All Boys vivó una noche de terror. El penal lo pateo con menos entusiasmo que De La Rua en un carnaval, luego durante todo el partido no agarro una y cuando la mete no se la cobran por un off side que no fue. Con Gigliotti meado por un elefante o por un Cavenaghi, las esperanzas de Boca se depositaron en  Andrés Chávez quien en la semana se había lesionado, tuvo un desgarro —pensamos en poner “anal”, pero al chiste ya lo quemaron más que la cama solar a Vignolo y a Closs— y no fue de la partida. Sin embargo las urgencias lo apretaban al vasco y tuvo que mandarlo a la cancha. Fue al pedo, lo único que hizo fue hacer el gesto de “tener frio” cuando el partido termino. El que venía en racha era Fernando Gago, hacía rato que no se lesionaba pero uno siempre vuelve al viejo amor y “pintita” volvió a lesionarse. A pesar de poder moverse menos que Stephen Hawking con dos ruedas oxidadas, no quería salir hasta que no tuvo otra alternativa porque ya no podía mantenerse en pie. Luego Fantino lo atendió de lo lindo.

Esta semana Daniel Angelici salió a criticar nuevamente el nuevo torneo de 30 equipos, torneo que voto a favor cuando Don Julio todavía estaba en el más acá. La AFA desde que Grondona no reina más se convirtió en un todos contra todos, porque Angelici también se peleó Eduardo Spinosa, presidente de Banfield y tesorero de la AFA. Si Angelici encarna al PRO y Spinosa al kirchnerismo, Luis Segura es el fiel reflejo del Delarruismo, aunque esta semana por un instante abandono su parsimonia y espeto ante las cámaras un "Nunca dijo algo así en las reuniones" sobre Angelici. Claro, mientras todos se pelean por la caja en el medio quedan los mismo boludos de siempre: los hinchas. Ah y el torneo de 30 equipos va de febrero a Diciembre, si tu equipo está peleando el torneo o el descenso y en junio te desarman el equipo JODETE.

Rosario Central había llegado a la final de la Copa Argentina. El conjunto de Miguel Ángel Russo que no viene bien en el torneo transición o final o la concha de tu madre All Boys, tenía todo para ganar algo y así acallar un rato la chicana de los hinchas de la lepra que los gastan con eso de que hace rato no ganan nada. Pero la cosa es que perdieron y al cierre de esta edición, Miguel Ángel Russo había dejado de ser el entrenador del Canalla. Ah, ahora Central juega contra Racing y ni entrenador tienen. River y Lanús contentisímos.

Esta vez los barras se agarraron en River. 150 tipos se agarraron como si fuese una batalla medieval en la confitería del club, hubo apuñalados. Por suerte con el tema de que no hay público visitante todas estas cosas se van a solucionar…

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top