Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Eugenia de Chitzoff (*)
Muy buenas noches mis queridas palomitas blancas del océano de la internet. Sean ustedes bienvenidos a una nueva entrega de estas clases que os ayudaran a comportarse en las tribunas sin parecer un neófito o quedar como paparulo. Me han llegado muchas consultas a mi apartado postal. Voy a ir respondiendo una a una. He aquí la carta de un niño que suele seguir estas clases virtuales. “Hola, Soy Danielito de Sarandí, mi consulta es la siguiente, soy hincha de cuatro equipos diferentes. Mi pregunta es la siguiente: ¿Cómo puedo hacer para ir a alentar a todos sin que se aviven que soy de varios equipos a la vez? Gracias”. Claramente aquí, mi estimado Danielito, tenemos un pequeño problema de amiguismo con todos. Usted no quiere quedar mal con nadie, ya sea porque es muy querendón o simplemente es un terrible lambiscón o como dicen ahora, un verdadero chupaverga de los jugadores. Mi sano consejo es que se decida por un solo equipo, el fútbol condena a los llamados “doble casaca”, mire que un día puede equivocarse y entonar canciones de un equipo, cuando está viendo a otro. Si usted no quiere ser sodomizado con el pedazo de manguera industrial con el cual ese gordo mal tatuado le pega al bombo, le recomiendo que opte por un equipo. Espero que haya sido de utilidad.

Bien, aclarada esta cuestión, vamos a la clase que nos compete en el día de hoy. El tema a desarrollar es un tema crucial, bastante importante y que seguramente entrara en el examen final:

Cómo tratar al arquero rival.

Vaya cuestión ¿No es cierto? El goalkeeper rival será el encargado de ahogar el grito de gol de nuestro equipo, entre ese golero y el árbitro se encargaran de arruinarnos el espectáculo es por ello que debemos saber comportarnos frente a este individuo. Una puteada proferida a tiempo, un insulto bien puesto a la hora de realizar un saque de arco, puede presionarlo inconscientemente a realizar algún acto involuntario y se equivoque.

Usted deberá saber que los arqueros de hoy en día no son los niños excedidos de peso que suelen ocupar la valla durante sus picados escolares. No, no. No se confunda. Hoy los arqueros son figuras rutilantes en sus equipos. No es el puesto más ingrato, es el puesto desde donde un equipo puede apoyar su victoria. Hay arqueros que suelen “demorar” unos 20 minutos en promedio por partido para sacar del arco. Le recomiendo la lectura del libro “El tiempo no pasa en un saque de arco” del Christhopher Kamphestrini. Usted mediante el uso del insulto debe intimarlo a que en un plazo parentorio de cinco segundos saque el arco. Pero no cualquier puteada, no mi dulce gurrumín. Usted debe demostrar que es un experto de la lenguan viva en cuanto al uso de la palabra “puto”, veamos en qué casos lo usamos:



Nótese mi querido pupilo que el uso de la palabra “puto” no es indiscriminado, todo lo contrario es selectivo y se usa de determinada manera ante cada situación distinta. No es lo mismo gritarle “PUUUUUUUUUUUUUUUUUU ¡TO!” en un tiro libre que en un saque de arco. Usted por ahí no notara la diferencia, pero no desespere porque seguramente su compañero de tribuna, ese grandote con tres dientes que lo mira de reojo, le hará saber que usted se ha equivocado y le avisara mediante cadenazos o quita de billetera y/o zapatos. Una cosa que es muy importantes, es que para hostigar al arquero de esta forma usted deberá estar en la cabecera de la tribuna. Si usted concurre a las tribunas laterales, esto no sirve. Puede hacerlo pero quedara como un completísimo pelotudo. Esto es todo por hoy mi chiquilines, repasen las lecciones y será hasta la próxima. Bye.

(*) No confundir con Eugenia de Chikoff, esta es Eugenia de Chitzoff.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top