Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer puesto: Miguel Ángel Russo (Entrenador de Rosario Central, adicto al sexo, ganador de clásicos)

Segundo puesto: Marcelo Bielsa (Entrenador del Olympique de Marsella, demente, rompepelotas, quisquilloso, obsesivo, culoquemado)

Tercer Puesto: Teófilo Gutiérrez (Jugador de River, ex quilombero, pistolero en rehabilitación, pisador de pelota y de Olave, goleador)

Rosario Central se quedó con otro clásico rosarino y Miguel Ángel Russo —su entrenador—  desde que logro ascender al canalla le gano todos los clásicos, además de estar invicto en los clásicos de Rosario —cinco victorias y cuatro empates— condición única para un entrenador en toda la historia de Central.  Central en una campaña más irregular que Georgina Barbarrosa sin activia se despachó en el clásico y otra vez el hombre de sabida adicción al sexo se la puso a medio Rosario.

Y de la vereda de enfrente, está el leproso Marcelo Bielsa, quien seguramente se habrá calentado más por el clásico perdido que por sentarse arriba del vasito de café. Otra vez el Olympique de Marsella gano, ya lleva ocho partidos ganados al hilo y le saco siete puntos de diferencia al segundo —el “galáctico” Paris Saint Germain—, pero no solo gana sino que hace más goles que Funes Mori (en la play), lleva 25 goles en 10 partidos y los hinchas lo adoran tanto que hasta se compran heladeritas para sentarse a mirar el partido, en cualquier momento también se empiezan a quemar el culo. Bielsa un entrenador que se pela el culo, con café y laburando.

River sigue en racha ganadora e invicta. Esta vez el que sufrió el poderío ofensivo del conjunto millonario fue Belgrano. Teófilo Gutiérrez fue una de las figuras de ese partido. Teo se mandó un doblete y sigue al tope de la tabla de goleadores. El colombiano sigue con su rehabilitación en esto de las polémicas y los escándalos. Si bien le pisó una mano a Olave, la cosa no paso a mayores. En otros tiempos Teo se hubiese peleado con el arquero, sacaba una bazooka de juguete, le meaba el palo derecho y se pedía un taxi mientras le gritaba “vení cagón si tenés huevos”. O Bien Teo maduró o esta con 200 kilos de clonazepam. Por lo pronto los hinchas de River lo disfrutan. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top