Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por Eugenia de Chitzoff (*)

Muy buenas tarde chicos, me han convocado nuevamente desde este espacio virtual en la web, para enseñarles una nueva clase sobre el curso introductorio que habíamos comenzado a desarrollar semanas antes referidos a todos aquellos jóvenes que van a ir por primera vez a observar un cotejo de fútbol dentro de un estadio. Uno cuando asiste algún evento futbolístico siente que debe liberarse, pero no, no, por dios que no es así, uno a veces comportándose liberalmente puede sufrir traspiés y quedar como un pánfilo, disculpe usted la expresión utilizada, pero es así, un individuo que se comporta como le dicta la conciencia en plena cancha, queda como un completo soperutano amateur. Los jóvenes que inicialmente están comenzando a asistir a la cancha, debieran entender que hay ciertos preconceptos establecidos en el mundo de las gradas. Hoy vamos a ver una simple lección, que es la siguiente:

Como Comportarse en la cancha cuando nuestro rival esta atravesando un difícil momento económico financiero.

Uno cuando va a la cancha generalmente se encuentra con algún rival de la liga que esta atravesando una penuria económica, el equipo rival no tiene circulante para abonar por los servicios prestados a sus jugadores o a su cuerpo técnico, puede ser como consecuencia de que los dirigentes han desviado los fondos del club a sus cuentas particulares o bien porque el club simplemente no vende jugadores y tiene en contra múltiples juicios tendientes al cobro compulsivo del saldo de deuda generado. Herir los sentimientos de un equipo en tales condiciones no es fácil y es sencillo caer en frases poco felices y ridículas, lo cual conllevaría a que nuestros propios hinchas se rían de semejante incoherencia espetada por algún jovencito inexperto, Por ejemplo, gritarles a los rivales una frase como: "Les van a aplicar la ley 24.522 con todo rigor, tontos", puede ser por demás fuera de lugar y es muy posible que el emisor de este improperio reciba como reprimenda una serie de escupitajos o un pedazo de mampostería que le abra el cráneo como una mandarina. Por ello, recomiendo lo siguiente:

Si usted tiene mucha conciencia social y no quiere reproducir en un estadios las construcciones anteriores, yo lo comprendo pues yo también soy una buena samaritana que dona al ejercito de salvación aquellos trastos que ya no utilizo, si bien en toda cancha uno puede expresarse libremente a algunos de tendencias ideológicas socialistas estos términos seguramente no serán de su agrado, recomiendo utilizar otras construcciones como :


Antes de realizar las construcciones lingüísticas anteriores, es indispensable intercambiar la palabra “presidente” por el nombre o apellido del presidente de la institución a la que se hace alusión. Tenga en cuenta mi estimado que si no sabe el apellido de la máxima autoridad del club rival, puede buscarlo en internet, es de vital importancia que sepa el apellido ya que si usted profiere un insulto con un apellido equivocado, usted quedara como un neófito y eso es justamente lo que queremos evitar. Trate de no hacer alusiones al estado de las tirbunas —en el caso que sean visitantes—, puesto que si ellos caen en la cuenta de que su cancha se cae a pedazos, es factible que utilicen esos escombros para llenarlo de piedras a usted y a su parcialidad. Lo importante es agarrarse la zona púbica con fuerza, mientras mas se hunda su mano en esa zona carnosa testicular, más estará demostrando su hombría. En caso de que usted sea una señorita, le recomiendo que haga lo mismo pero con la "nena". Espero que con esta pequeña clase usted pueda tener los conocimientos básicos para comportarse frente a un equipo que esta sufriendo económicamente.  Hasta luego, nos leemos la próxima clase.

(*) No confundir con Eugenia de Chikoff, esta es Eugenia de Chitzoff,

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top