Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Primer Puesto: Marcelo Gallardo (Entrenador de River Plate, productor de fútbol Champagne, líder del buen futbol, cultor del futbol total, poseedor de clubes de fans)

Segundo Puesto: Rodolfo Arruabarrena (Entrenador de Boca, piloto de tormentas, desarmador de camas, mago)

Tercer Puesto: Federico Mancuello (Jugador de Independiente, salvador, vengativo)

Ayer termino la quinta fecha y Marcelo Gallardo sigue cosechando mas fanáticos que el club de fans de Violetta. El “Muñeco” cuando llego a River la gente le tenia menos fe que a Olmedo en el “mano santa”, en la primera fecha luego del empate ante Gimnasia, el periodismo salio a darle duro y parejo como Pepe a las piernas ajenas. Luego River mejoro y gano todos los partidos que jugo (el de la Copa Argentina por penales) y el al periodismo se le hizo agua la cola y se deshizo (y se deshace) en elogios. Que el fútbol champagne de Gallardo, que el futbol total, que esto que lo otro. De golpe y porrazo hay más “Gallardistas” que “Bilardistas” o “Menotistas” o “Guardiolistas” o “Carusistas”, etc. Hay filas de periodistas para chuparle las medias y lamerle las bolas al muñeco,  Claro, hasta que pierda un encuentro y el periodismo empiece a matarlo.

Fue una semana turbulenta para Boca, se fue Bianchi y en tiempo record asumió Rodolfo Arruabarrena. Hasta se especuló con que el partido contra Vélez lo iba a dirigir la dupla Saturno-Ibarra. Sin embargo, al otro día el “Vasco” se puso el buzo y comenzó a dirigir. Obviamente las miradas se posaron sobre él como si fuese un culo en el “Cola Reef”, por lo veloz de su contratación. Pese a esa “desconfianza” el hincha xeneize lo apoyo y el único que recibió puteadas durante el domingo fue Angelici, siendo que a Arruabarrena obviamente lo bancaron. Boca volvió a ganar y tuvo un segundo tiempo extraordinario, donde jugo bien, defendió bien e hizo tres goles. O bien el Vasco es mago y le encontró rápido la vuelta de tuerca o los jugadores le hicieron una terrible cama a don Bianchi.

Se jugó el clásico de Avellaneda y el ganador fue Independiente. Mucho tuvo que ver el jugador al que Mercado le envidia la segunda parte del apellido: Federico Mancuello. Independiente empezó perdiendo pero luego lo dio vuelta, primero lo empato por intermedio de Penco y el muchacho que integra este tercer puesto honorifico  le dio la victoria. Más allá de las polémicas con el árbitro, “Mancu” fue la figura del encuentro y por momentos se puso el equipo al hombro. Luego después del partido se vengó un poquito y espeto un: “Cuando estábamos en Primera, ellos regalaron los puntos y ahora los van a necesitar”, recordando aquel partido entre Racing y Quilmes donde Racing no hizo prácticamente nada para ganarlo (Aunque Racing por aquel entonces no le ganaba ni a los veteranos nacidos en 1880 de ALUMNI).

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top