Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

¿Penal? ¿Cobró penal?  Que boludo eh,  si me tiré.  Los árbitros cada día peor.  No sé si lo hacen por facilistas o porque de verdad no ven un carajo.  Ni me tocó el dos. La pierna paso como a dos metros. Yo me tiré a la pileta, simulé ¡Cómo no los van a putear a los árbitros si son un desastre! Ahí viene Espinosa ¿Qué mierda quiere?  Seguro que quiere que lo patee yo. Nadie se quiere hacer cargo. Son todos cagones, total que lo puteen a uno si se lo erra. Patealo vos, Espinosita, sos el capitán, hermano. Si es para pelear premios o quedarte con el porcentaje del viático de algún pibe de inferiores estas primero en la fila. Caraduras.

“Lo pateo yo, dale”, manga de cagones, ya por poner la caripela me putearon la última vez. Nadie se animaba a patearlo. Es que si yo no pateo, nadie se anima. Álvarez mucho que se hace el poronga pegándole fuerte en los entrenamientos a los pibes y acá cuando las papas queman mira para otro lado, el muy puto.  Allá ésta el flaco Pérez,  me aplaude y me felicita.  Me hace fiestitas como un perro el pelotudo, le falta mover la cola al infeliz. Como no me va festejar si no fuese por mí, no cobran el premio estos boludos.

Uf, ahí viene el Mono a decirme algo  ¡JA! Como si me importase. “Bien nene,  bien" Si bien, bien las pelotas.  Bien que me cagaste a puteadas cuando me erré el penal contra Almirante.  Delante de todos me puteaste.  Después la arreglaste con que fue una calentura del momento y del partido.  Hipócrita.

Los del otro equipo me tendrían que estar puteando. Insultando de arriba abajo por simular semejante penal, por cagarlos de semejante forma. Pero no, allá están rodeando al árbitro. Esta vez zafé,  prefirieron agarrárselas con el referí.  Mejor, unos minutos para poner la mente en blanco. Los que si me están insultando de verdad son los hinchas del otro lado. Como si yo tuviese la culpa de su campaña horrible. A mí me pagan por estar en este equipo. Por simular penales para este equipo. Por simular un amor a la camiseta que nunca tendré. Por simular que está todo bien entre compañeros. Por simular ante las cámaras una sonrisa y una frase de casete para la gilada. Para eso me garpan, si el otro equipo hubiese puesto la misma plata, tal vez estaría jugando y simulando para ellos. Y ahí me putearían pero por la campaña de mierda que están haciendo. Pero no, hoy estoy acá y me putean por eso por cagarles un penal. Como si le tocase el culo a la mujer o les sacara el pan de la boca a sus hijos. Gente enferma que vienen a putear y a descargar su ira acá a la cancha.

Estos boludos siguen discutiendo con el árbitro ¿No se dan cuenta que es al pedo? Déjame de hinchar las pelotas. Ya sabes cómo es esto, por más que el cuatro o el seis vengan y le apunten con una escopeta o una ametralladora en la sien, el tipo no va a cambiar su fallo. El árbitro sabe que es un pelotudo pero no va a cambiar su decisión y quedar más pelotudo aun. La cagada ya se la mando. Jodánse. Ahí le saco una amarilla al cinco ¿Podrán ser tan pelotudos? Sabes que el árbitro cobró algo y chau, a otra cosa, a cantarle a Gardel…

“Roberto, te llama Ramírez”. Como para no escucharlo si está a los gritos ¿Pero qué mierda querrá este viejo choto? "Roberto péguele contra el palo derecho, este arquero siempre se tira a la izquierda o se queda parado", Claro, claro ¿Y si ahora da la puta casualidad que se tira a la derecha porque se avivó que el viejo boludo que tenemos de entrenador le saco la ficha? Si lo erró al que lo van a partir a puteadas es a mí,  si total el DT no patea y el único boludo que escucho su consejo fui yo.  Este tipo no acierta ni los cambios va a acertar lo que piense un arquero y para colmo rival. Pero tómatelas mira si te voy a hacer caso.

Ya viene el árbitro con la pelota ¡Uy! cada vez me putean más desde la hinchada rival. Yo estoy haciendo mi trabajo, hermano. Sí, esto es un trabajo.  Me pagarán cifras extraordinarias pero es un laburo. Claro si lo comparas con un trabajo como el que tuvo mi viejo en la fábrica durante 25 años esto es el paraíso. Levantarse a las cuatro de la mañana para tomarse un colectivo, después el tren y otro colectivo, solo le faltaba tomarse una carreta al viejo para llegar a la fábrica de zapatillas.  Estar doce horas metido ahí adentro con las maquinas, el olor a pegamento, las ratas.  Bueno, al menos no lo puteaban a mi viejo en su trabajo. A lo sumo el supervisor le pegaba un tirón de bolas cuando se equivocaba y a otra cosa. A mí me llueven puteadas. Que el técnico, que los compañeros, que los hinchas, que los rivales, que la hinchada rival, que mi mujer porque nunca estoy en casa. Ni hablar del compañerismo, los operarios de la fábrica eran como una familia.  Tocaban a uno y paraban todo y todos.  Yo estoy rodeado de hipócritas de  mercenarios, se matan por un mango, se sacan los ojos.  Claro que esto es el paraíso si te pones a contar la guita a fin de mes. Al viejo no le alcanzaba ni para los puchos. Ganas más que un tipo estudioso, uno con título. Pero también tenes que hacer un sacrificio enorme.  No es que debute y ya me cayeron los miles de pesos. No señor,  yo también hice un esfuerzo. Si un contador o un arquitecto luchan seis u ocho años para poder lograr el título, yo también me he esforzado lo mismo. No me pelé las pestañas leyendo pero me descascare el ojete. Desde los 13 años tomándome dos bondis para llegar al entrenamiento. Que me caguen afanando en la parada. A los jugadores más grandes cagándome bien a patadas. Soportando el frío, el calor.  Los entrenamientos bajo la lluvia.  Las lágrimas de mi vieja que quería que estudiara algo útil. Un primer contrato que fue una mierda. Todo eso y más. Pero claro a uno lo putean por cualquier cosa ¿Y que saben lo que a uno le pasa? Por ejemplo a  Danielito casi no lo estoy viendo crecer. Que las concentraciones, que los viajes, los entrenamientos. Cuando me quiera acordar, Daniel va a tener 20 años y yo acá recibiendo puteadas. Qué sabrá de eso el viejo pelado que está pegado al alambrado y que me putea desde que empezó el partido. Pero claro, la vida de un futbolista es fácil. Trolas, fama, riqueza. Todo eso si sos una estrellita de un equipo grande. Nosotros somos del pelotón del medio, acá hay que laburar hermano. Por cuatro o cinco boludos que se la dan de estrellas de rock porque juegan en Europa se piensan que todos los futbolistas cagamos diamantes y estamos de joda todo el día en un yate con prostitutas…

¿Qué me apure? Si, si,  ya pateó. Ahora le entró el apuro al bombero este. Estuvo como cinco minutos discutiendo al pedo con los otros jugadores y ahora el que tiene que apresurarse soy yo. Siempre lo mismo. No sé para qué quiere que me apure este referí culorroto.  El partido está cocinado. Los otros no pueden remontar ni un barrilete, son horribles. Además es un partido de mierda de mitad de campeonato, faltan como diez fechas para que termine. ¿Por qué esta apurado?  Seguro que la patrona lo está esperando con los fideos recalentados.  O por ahí está apurado para ir a cobrar la guita que le pusieron nuestros dirigentes como pasó en el último clásico, si a este penal no lo cobraba ni mi vieja.  O por ahí se tiene que ir de putas y le cierra el cabarulo…

Ya lo pateo, ya voy.  El arquero me está anunciando que se va a tirar a la derecha. Esa leve inclinación del hombro lo dice todo. Si me pusiera un pasacalle diciendo que se va a tirar a la izquierda no me la haría tan fácil. Yo le doy a la izquierda y arriba.  Que el viejo y sus videos se vayan a la concha de su hermana.  Ahí voy...

GOOOOOOOOOL, la reputa que lo pario. ¡Para vos réferi putañero, anda a contar la guita que te dieron los dirigentes, mientras te comes los fideos recalentados que te hizo tu jermu! ¡Vení a apurarme ahora! Ahí vienen todos a abrazarme, por lo menos esta me la agradecen. No como aquella vez contra Almirante que González me miraba, se tocaba los huevos y me puteaba hasta en chino. Hasta el conchudo del Mono me abraza. Claro ahora me quieren todos. Por lo menos hasta el próximo partido voy a ser un tipo querido, el periodismo vendrá me pondrá en letras negritas como la figura de la cancha para matarme y destrozarme al otro partido si no juego decentemente o si mi representante no les pasa la mensualidad.  Pero bueno, nos vamos rápido para el medio que estos muertos ya van a sacar y todo esto comienza de nuevo.


T. Schweinheim
Obra Publicada, expediente Nº 510614. Dirección Nacional del Derecho de Autor

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top