Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Puerta de acceso a la AFA.
Todavía persiste el dolor entre los dirigentes y empleados de la Asociación del Fútbol Argentino pero aun así hoy fue el primer día en el que el edificio de Viamonte 1366 reabrio sus puertas tras el deceso del presidente con más años en el cargo. Con el duelo aun encima los dirigentes de AFA recibieron otra mala noticia: el allanamiento de la sede ordenado por la jueza federal María Romilda Servini de Cubría "por defraudaciones y estafas", en una denuncia de la diputada porteña Graciela Ocaña por desvíos de 600 millones de pesos, en los cuales también están acusados Aníbal Fernández, Juan Manuel Abal Medina y Jorge Capitanich. “En el allanamiento podemos encontrarnos con cualquier cosa, desde oro Inca hasta a Bobo el osito del Sr. Burns” declara un oficial de justicia.  “La justicia no tiene respeto por los duelos, viejo. De lo compungido que estamos todavía no pudimos sentarnos a ver cómo nos repartíamos la herencia y estos tipos ya vienen a allanarte, no hay respeto” se exalta un dirigente grondonista que quiere llegar al sillón y a la caja fuerte de la AFA. Todos los rumores indican que el fallecimiento de Julio Grondona  precipito este allanamiento. “Estamos más solos que nunca” llora en posición fetal debajo de su escritorio un dirigente que tiene más causas que la hipertensión arterial.

“Todo se terminó señores, no tenemos escapatoria” grita un dirigente mientras huye corriendo por la vereda de Viamonte. “No hay de qué preocuparse, en la AFA no van a encontrar nada, no es que estemos limpio, sino que toda la documentación y la guita la tenemos mejor guardada que los caballeros templarios a los secretos” afirma entre risas nerviosas un funcionario. “Estos son los momentos en los que más extrañamos a Don Julio, él nos protegía, nos cuidaba, nos guiaba. Ahora que ya no está pasan todas estas cosas. Estamos huérfanos” comenta otro dirigente. “Si quieren meter presos a todos los que estaban prendidos en el tongo, que lo hagan. Yo no tengo miedo porque no creo que haya lugar en todas las cárceles de la Argentina  para tanta gente”  se envalentona un miembro del comité directivo. “Por las dudas lo pusimos a dar explicaciones a Cherquis Bialo, con lo poco que se le entiende y con las boludeces que dice capaz que la jueza lo declara insano y no lo manda en cana” se refriega las manos otro dirigente.

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top