Slider[Style1]

Style2

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style4

Style5

Por la tía Virginia (*)
Buenas tardes mis queridos amigos. Todo tiene un final. Todo concluye. Se terminó el Torneo Final. Como todas esas historias lindas de la vida que terminan para bien o para mal. Porque la vida es así. Algunas cosas terminan bien y otras mal ¿No? En el torneo también, hubo historias lindas, donde algunos festejaron y se tomaron un vinito para festejar. También hubo historias tristes, donde muchos lloraron y se tomaron un vinito para consolarse. River salió campeón, que lindo. Tuvo que sufrir mucho. Porque el sufrimiento nos hace más sabios para el futuro. River festejo. Argentinos Juniors y All Boys no pudieron festejar porque descendieron. Y descender no es lindo. Pero a veces hay que descender para poder tomar envión y volver más fuertes que nunca. Qué lindo que es el futbol. Qué lindo ver a esos hinchas de Colón Y Atlético Rafaela al borde del infarto por la definición. Maravilloso. Esas caritas de sufrimiento, mi vida. Maravilloso. La tarde esta lluviosa, yo me voy a tomar este matecito y a continuación vamos a ver esta historia linda de cómo 20 equipos se jugaron todo, porque la vida es jugarse, arriesgarse. Maravilloso.

No hubo goles en este partido mis queridos. Ambos ya no jugaban por nada y cuando uno no está interesado en la vida mucho no hace. No hay objetivos y así la vida se va. Hay que interesarse en los objetivos, tenerlos en claro y luchar por ellos. Porque es lindo tener un objetivo en la vida, es maravilloso. La Cartita: Me escribe Robertito de  Floresta: “Hola Virginia, no tendrías unos mangos por ahí. Son para un amigo que no puede pagar los sueldos porque se patinó toda la guita, gracias y muy bueno el programa”. Ay Robertito, hay que cuidar de no gastar tanto y usar la plata para cosas importantes.

Hubo muchos goles. Maravilloso. Qué lindo cuando los equipos juegan así y hacen goles. Porque así como el amor es la sal de la vida, los goles son la sal del futbol. Lo malo es que el “Chino” Luna es hipertenso y por eso no lo ponen. Pero no hay que preocuparse. El primer gol llego de la mano de Jesús Méndez, que lindo chico, siempre ahí jugando y yendo para adelante. Que linda historia de amor entre este chico y ese club. Maravilloso. Después Niell, el chiquito este puso el dos cero. Porque en la vida no hay que ser muy alto para triunfar. La altura es la altura del alma, eso es importante. No importa la altura física. Porque los petisos tienen otra cosa guardada que compensa su escasa altura. Tienen un enorme y pendulante porvenir. Bien grande y de un diámetro considerable. Qué lindo ¿no? Así ganaba el canalla por dos tantos contra cero. Pero iba a venir el descuento. En el segundo tiempo, Gaspar Iñiguez puso el uno dos. ¡Que emoción! Que historia divina. Pero Central iba a estirar la diferencia cuando Walter Acuña iba a mandar al fondo el 3-1. Sobre el final Nicolás Freire puso el 3-2. Central clasifico a la Sudamericana, que maravilla estos chicos. La Cartita: No tengo una cartita para leerle. Sino una historia de vida. Él es Hernán. Mientras todos los futbolistas hacen ostentación de sus autos caros, de sus riquezas, Hernán viaja en colectivo con toda la humildad del mundo. Mientras otros se creen los mejores del mundo, él sabiamente dice que lo suyo es el pelotazo y la luche. Y que quiere que le diga, a mí me conquisto este muchacho con su humildad. Cárgame toda la Sube lindo y apóyamela en la máquina que te hago quedar sin saldo papito.

¡Cuánto nerviosismo! Hummm. La Crema se jugaba la permanencia en primera y Arsenal quería cerrar el torneo de la mejor manera. Y fue así que se planteó un partido con mucho nerviosismo de un lado y relajación del otro. Que nervios mis amigos. Y empezó ganando Arsenal con gol de Nicolás Aguirre. Pobrecito Burruchaga, que tierno con todas esas canitas como hacia pucherito. Qué pena, pero no había que bajar los brazos y Rafaela no los bajo. Porque en el segundo tiempo Juancito Eluchans iba a poner el empate. Y se jugaba un desempate. En el corazón en la boca los chicos, que barbaridad. Así pasaron los minutos tan lentos como los granitos de arena en un reloj de arena. No pasaba más y ¡zas! Gol de Albertengo al final. Que lindo como se alegraba este chico. Le estaba dando la permanencia en primera a su equipo. Pero después llegaron noticias desde Santa Fe que no fueron lindas para los de Rafaela. La Cartita: Tampoco tengo cartita acá ¡Que vagos que están todos eh! Pero tengo una pequeña reflexión propia. Como llaman a la mala suerte los muchachos que relatan los partidos. Son mufa, como dicen los chicos hoy. Todos hablando como Rafaela se quedaba en primera, que había ganado bien y de golpe en el último segundo hubo gol de Colón y le rompieron el alma a Burruchaga. No hay que adelantarse a los hechos mis queridos relatores.

¡Cuánto nerviosismo también! Y no es para menos, se jugaba la cabeza el conjunto santafesino. Tanto que ha luchado, tanto que ha batallado. Sumo muchos puntos pero sigue sufriendo. Un primer tiempo duro, férreo jugando con los dientes apretados Una batalla. Qué lindo ver como los jugadores trababan con la cabeza. Un primer tiempo donde no hubo goles pero si emociones. Porque la gente de Colón se acordaba de las madres de Lerche y de Marchi. No solo de las madres, sino también de las madrinas, de las tías, las hermanas y alguna cotorra o lora que seguramente han tenido como mascota. Que belleza cuando la gente se acuerda de uno. Más todavía cuando se acuerdan de los parientes de uno. Eso quiere decir que uno hizo algo y que por eso se acuerdan. Maravilloso. El segundo tiempo arranco con malas noticias para Colon. Que fue es tener malas noticias. Empataba Rafaela y encima Olimpo había puesto el 1-0 por intermedio de Matías Sarulyte. Pero Gandín pudo empatar y así prolongar la definición. Pero otra noticia mala llegaba desde Sarandí: sobre el final, Rafaela lo gano. Muchas lágrimas. Pero todavía faltaba la última jugada en donde  Lucas Alario iba a poner el 2-1 para volver a darle esperanzas a Colón. La Cartita: Me escribe German desde algún lado del planeta, me dice: “Si sabía que iba a haber tanto quilombo por no pagar el pase de Falcón, afanaba menos guita y no nos desquitaban los puntos” Ay Germancito, no hay que afanarse anda, que fea tu actitud.

Otro que se jugaba la permanencia era el Tombita. Pero un poco más relajado porque ganando se olvidaba de todo. Encima en frente estaba Racing que esta sin técnico porque el lindo de Merlo se fue. Desde tempranito ganaba Godoy Cruz, porque al que madruga Dios lo ayuda y así fue como Gonzalito Díaz puso el primer gol de la tarde. Ay Racing, Racing, Racing. Siempre defendiendo tan mal. Que caso serio eh. Era un partido vistoso, con ambos intentando jugar. Pero llego el susto para Godoy Cruz: Roger Martínez puso el empate. Ahora los de Mendoza tenían una oreja puesta en Sarandí y en Santa Fe. Pero en el segundo tiempo  Facundo Castillón les dio el alivio y la permanencia asegurada. Porque hay que asegurar en la vida, por eso está el famoso dicho de “Más vale pájaro en mano que cien volando”. Linda frase ¿No? La Cartita: Me escribe Ricardo de Brasil: “Que tal Virginia, estoy en Brasil si lo ves a Víctor Blanco decile que le pedí 48 horas de tiempo para responder porque quería tiempo para poder irme y así decirle no desde Brasil”, ay que picaron este Ricardito.

(*) Cualquier similitud con algún personaje conocido, es maravillosamente de casualidad. 

«
Siguiente
Entrada más reciente
»
Anterior
Entrada antigua

No hay comentarios:


Top